¡ParcheTIC, el parche de la educación!

Somos ParcheTIC y nos movemos por todo el Departamento del Cauca desde nuestras 4 NAVES móviles y 41 Nodrizas, para luchar contra La Vagancia, El Vicio y La Violencia. Somos un proyecto educativo de la Gobernación del Cauca, el cual se enmarca en una propuesta juvenil, moderna y tecnológica que además de aportar a la calidad educativa, aporta a la diversidad e identidad cultural del departamento del Cauca. Una inversión superior a los $28mil Millones ideada por el Gobernador del Cauca Oscar Campo y que llega a las Instituciones Educativas de los 41 municipios no certificados del Cauca. Gracias a esta apuesta niños, niñas y jóvenes del departamento del Cauca se apropian de las nuevas tecnologías de la información y comunicación. Aportamos a la calidad educativa e invertimos en el desarrollo humano.

Conoce más de nosotros: ¡Síguenos y únete a ParcheTIC!




Casi todo el mundo vio por televisión a un grupo de socorristas sacar a un anciano de un caño de aguas negras para ser llevado a toda prisa a una clínica de cuidados intensivos. Era un campesino mestizo, de mirada asustada, cuerpo menudito y tembloroso, casi desnudo y sin zapatos había sobrevivido de milagro a un naufragio doloroso, y que al ser entrevistado por un periodista dijo: “estoy huyendo de la violencia, del vicio y de la vagancia, ellos son el mal y ya vienen para acá, hay que advertirles a todos, que se lleven los niños y los jóvenes a otras tierras, que salgan, que se vayan, que abandonen sus casas, que se escondan, porque el mal ya viene a dañar el corazón y la mente de todos”. A mucha gente esas declaraciones le parecieron el discurso de un viejo loco, delirando de hambre, y seguramente de fiebre. Pero en una casa de familia en Popayán, donde tres adultos y una niña veían televisión, la noticia fue recibida de manera distinta. La mujer mayor, la abuela, apagó el televisor y con voz serena les dijo a los otros dos adultos, su hijo y su nuera: “ya es hora, CAUCA debe cumplir su destino”, y los tres voltearon a mirar a la niña, una ñapanga quinceañera, sonriente y juguetona.

Tu generación, hija mía, tiene la misión de unir a los habitantes de esta tierra para recuperar la riqueza y bienestar que un día una bruja envidiosa nos arrebató. Tú te llamas Cauca en homenaje a este territorio, y estás predestinada a liderar a un grupo de jóvenes para cambiar la historia de nuestro pueblo. Resulta que un día este reino fue grande, extenso, el paraíso más completo del planeta; donde nacían todos los ríos y las montañas, teníamos dos mares e islas, todos los climas, todos los animales y toda la flora principal del mundo la teníamos aquí, en el Cauca. Era un reino esplendoroso, rico y fuerte en el que todos vivíamos en paz. Pero un día llegó la maldad, una nube negra llena de envidia que se propuso acabar con todo lo bello que teníamos. Comenzó fragmentando el reino, luego sembró odios en los corazones de muchos de sus líderes para iniciar guerras y conflictos entre vecinos y familias. Le enseñó a los campesinos e indígenas a sembrar plantas venenosas que dañan la armonía del campo, la cabeza de los muchachos y llenan de sangre los caminos. Pero como eso no le fue suficiente, creó tres monstruos malignos, seres de humo que se meten en el espíritu de las personas para generar daño, destruir la hermandad, la paz y la unión de los pueblos: se trata de Vagancia, Vicio y Violencia.. Sobre un computador, apoyados en imágenes, entrevistas, mapas y símbolos le contaron la historia de la región.

¿Y qué tengo qué hacer? ¿Cómo puedo ayudar?
Mira le dijo la abuela, siempre sabia, siempre prudente. Los mayores de la tribu, los abuelos, hemos creado la tecnología suficiente para que las nuevas generaciones se defiendan y erradiquen la pobreza que esos seres malignos quieren imponer. Lo llamamos el Parche TIC. Es necesario que los jóvenes conozcan la historia, entiendan su presente y organicen su futuro. Para ello hemos dejado cuatro naves nodrizas cargadas de tecnología, que tú y un grupo de jóvenes elegidos de los cuatro puntos cardinales de la región van a liderar, con el fin de que todos las conozcan y las usen.

En esas naves continuó el padre de Cauca vas a encontrar respuestas a los desafíos de los nuevos tiempos. Con las herramientas científicas que los mayores hemos creado, que están en las naves nodrizas, van a poder luchar contra esos monstruos malos que se están apoderando del espíritu de muchos jóvenes. Porque ellos, como la maldad que son, quieren otra generación perdida, que nos matemos unos a otros, que vivamos en la pobreza eterna, en la ignorancia sin límites, y eso tienen que impedirlo.

A través de las nuevas tecnologías —dijo la madre—, de una mentalidad abierta y dispuesta al cambio, van a lograr construir un nuevo reino feliz para todos. CAUCA, quinceañera de cabello largo, cuerpo esbelto y actitud positiva, les contestó a sus padres: —Me gusta, qué hay que hacer. Ese mismo día, en otros tres hogares ocurrió lo mismo. Los ancianos de la tribu, los padres y abuelos, les anunciaron a sus hijos la llegada de las naves nodrizas cargadas de nueva tecnología a sus municipios. Y su compromiso para unirse al Parche TIC y desde allí ayudar a combatir el hechizo histórico del mal, que se apoderaba de los espíritus de los jóvenes para hacerlos naufragar en vicios, vagancias y violencias.



¿Y cómo lo vamos a hacer? preguntó MACIZO, un joven quinceañero, corpulento, de ojos despiertos y sonrisa tímida, a su padre, con quien hablaba alrededor de un fogón en las montañas del macizo colombiano.

Es sencillo le contestó el hombre, que vestía sombrero, ruana y botas de caucho, mientras sorbía una taza de café caliente: los pueblos que conocen su historia, no repiten las cosas malas del pasado. En esos computadores se pueden ver las equivocaciones que cometimos los adultos, pero también se pueden diseñar las cosas que nos van a permitir salir adelante, encontrar las rutas seguras hacia el futuro. Allí hay Internet, computadores, robótica, drones y muchas cosas más.
La revelación de su destino le llegó a TIERRADENTRO junto a un riachuelo, mientras pescaba con su padre. Cerca de ellos la madre, ataviada con su vestimenta de indígena misak, tejía sentada sobre una piedra.

Padre, ¿esas naves que llegaron al parque son las que traen la tecnología?

El hombre, que vestía de ruana y sombrero de paja, que miraba las estrellas en el cielo para saber cuándo se podía pescar y cuándo sembrar la tierra, guardó unos minutos de silencio antes de contestar.

TIERRADENTRO, un jovencito de trece años que todos conocían en el pueblo por su habilidad para tocar la flauta y por ser el hijo de un indígena nasa y una madre misak, entendió que debía asumir su destino y hacer parte del Parche TIC, la nueva generación que va a luchar por unir los pueblos, porque todos somos hijos de la misma tierra.
Yo quiero conocer todo mi territorio, caminar todas sus montañas, navegar por todos los ríos, hablar con los animales dijo el chico. Eso se puede. En las naves nodrizas tenemos drones. Con ellos puedes ver desde el cielo todo lo que hay en la tierra y tener una mejor idea de los caminos y las fronteras, esas líneas imaginarias que nos dividen y nos llenan el espíritu de violencia. Además, los computadores te ayudarán a entender mejor el lenguaje de los animales como tanto lo sueñas. A PAZCÍFICO, un quinceañero afrodescendiente, sonriente y de actitud juguetona, sus padres le llevaron directamente al parque del pueblo y frente a la nave estacionada junto a la alcaldía le hablaron de su tarea.

¿Y tengo que venir todos los días aquí? les preguntó.
La sabiduría y el conocimiento se adquieren con disciplina y con paciencia –le dijo el padre.
Y con constancia, PAZCÍFICO, con constancia agregó la madre.
¿Pero puedo seguir jugando fútbol? —preguntó sonriente.

Podrás jugar fútbol, pero también vas a dedicar algo de tiempo para liderar a tus amigos a mejorar en el estudio y en sus conocimientos. Esta nave tiene herramientas para que seas mejor estudiante, mejor persona y mejor profesional. Educar el pensamiento crítico, hacer que tengas mejores competencias en lectura y matemáticas será más fácil, y te dará muchas alegrías.

¿Y mis clases de marimba?

Las TIC hijo, son el legado, la herencia, las herramientas que les dejamos los mayores a las nuevas generaciones para luchar contra la vagancia, el vicio y la violencia. Es el arma para crear y creer en un mundo mejor para los caucanos.

Pues entonces, de una, cuándo comienzo, yo quiero entrar ya mismo. Y en esa misión, las naves nodrizas Quinamayó, Puracé, Lerma y Gorgona, se desplazan por los cuatro puntos cardinales del departamento del Cauca, en busca de jóvenes que quieran unirse al Parche TIC, y así experimentar con las armas necesarias para enfrentar los hechizos que nos ahogan en la pobreza y la desunión, pero que muy pronto, gracias a las nuevas generaciones que aceptan el reto de educarse, vamos a desterrar.


Autor Cuento: Marco Antonio Valencia


Autor Canción ParcheTIC: Carlos Rivas